Los peligros de la grasa intra-abdominal

La grasa intra-abdominal o grasa visceral es la más peligrosa para la salud, ya que es la que se acumula internamente debajo de los músculos y alrededor de los órganos vitales, hígado, corazón, riñón… dificultando su buen funcionamiento.

Este exceso de grasa intra-abdominal actúa como un órgano independiente más, con una actividad metabólica propia, aumentando el factor de  inflamación y liberando sustancias tóxicas que junto a otros factores de riesgo como hipertensión, triglicéridos altos, elevado nivel de glucosa en sangre y bajo nivel de DHL (colesterol bueno), puede provocar graves enfermedades cardiovasculares, AVC (accidente vascular cerebral), diabetes tipo II, cáncer de mama, etc.

¿Cómo saber si se tiene grasa intra-abdominal?

La forma más sencilla y práctica para saber si se tiene grasa intra-abdominal es medir con una cinta métrica la circunferencia de la cintura. En el caso de las mujeres, si superan los 88 cm de cintura y los hombres más de 102 cm. se tiene grasa intra-abdominal con toda probabilidad.

En muchos casos, personas que presentan un aspecto exterior delgado, por diversas razones acumulan en el interior una gran cantidad de grasa abdominal, siendo una verdadera “bomba de relojería”.

¿En qué consiste está tecnología?

Está tecnología desarrollada por el Dr. japonés Hiroide Miwa, después de 7 años de investigación y numerosos estudios científicos, efectuados en diferentes países, está basada en el descubrimiento de que la aplicación de ondas de ultrasonidos tridimensionales 3D, a una frecuencia muy concreta de 517 Khz y a una intensidad muy precisa de 110 mW/cm2, además de eliminar la grasa sub-cutánea, elimina la grasa intra-abdominal.

La aplicación de dichas ondas concretas de ultrasonido, estimula las terminaciones nerviosas del nervio simpático activando la producción de la hormona NorAdRenaLina, responsable de iniciar, a partir de los 7 minutos de aplicación, el proceso natural de Lipólisis (descomposición de la grasa en Ácidos grasos y Glicerol), que son convertidos en fuente de energía para el cuerpo.

Grasa intra-abdominal

Está energía liberada debe ser consumida por los músculos, antes de los 70 minutos después de haber efectuado el tratamiento, mediante ejercicio físico de 20 minutos, paseo a paso rápido, plataforma vibratoria, electroestimulación, etc.

Si no se efectúa este ejercicio posterior al tratamiento, los ácidos grasos y glicerol se vuelven a sintetizar en grasa por proceso de homeostasis. Se recomienda el quemar el equivalente a 80/100 Kc. después de recibir el tratamiento.

Un aspecto importante a destacar de esta tecnología es que no interviene el sistema nervioso central, por lo que no se produce el efecto “rebote”.

El tratamiento

Se aplican las placas en las zonas seleccionadas durante 10 minutos en cada una.

Hacer ejercicio físico de mínimo 20 minutos (paseo a paso rápido, bicicleta, plataforma vibratoria, electroestimulación…) antes de transcurrir 70 minutos después del tratamiento, para consumir los ácidos grasos liberados.

Número de sesiones recomendadas

No hay límite ni restricciones para esta tecnología natural que podría aplicarse cada día e incluso varias veces al día.

Se recomienda programas de 2 sesiones mínimo a la semana durante 4/8 semanas dependiendo del caso.

También tratamiento facial

El tratamiento NARL también se puede aplicar a zonas localizadas de la cara y cuello para eliminar grasa localizada.

Cualquier duda no tengas problema de contactar conmigo, estaré encantada de poder atenderte.

Lidia Avendaño

Lidia Avendaño

Gerente

Desde 1983 con terapias para el bienestar.

Abrir chat
1
Hola soy Lidia, ¿puedo ayudarte?
Powered by